¿Has escuchado hablar de la moda del chemsex? Esta peligrosa práctica sexual tiene atemorizados a los médicos, por un posible repunte en las tasas del VIH y otras enfermedades de trasmisión sexual entre los jóvenes.

El "chemsex", una práctica que vincula sexo y consumo de drogas cada vez más potentes se expande entre la comunidad gay. (Si bien NO es exclusivo de este colectivo sí es más frecuente).

El Chemsex (Chemical Sex o Sexo Químico)

Esta es una práctica sexual peligrosa, que supone una vía de alto riesgo para Infecciones de Transmisión Sexual, pues el consumo de drogas sintéticas hace que se pierda la percepción del peligro y por tanto se decida NO usar preservativo.

Por contra, comporta riesgos como adicción, sobredosis y un aumento del riesgo de contraer el virus del sida. "Han aumentado los avisos sanitarios en torno a este fenómeno por parte de los servicios de cuidados de enfermedades infecciosas o de tratamiento de las adicciones", explica a la AFP Maitena Milhet.

La novedad es el uso de sustancias sintéticas adquiridas por internet, como metanfetaminas, GBL/GHB o catinonas (el principio activo del kaht, una planta que provoca euforia). Y la práctica se ve favorecida por las aplicaciones de encuentros homosexuales.

"Con los smartphones se puede hacer todo desde el sofá: pedir la droga y encontrar a los compañeros sexuales", recuerda Fred Bladou, de la asociación francesa Aides.

Perfil de quienes recurren a esta práctica:

Amantes de la fiesta intensa. Hombres de entre 20 a 45 años. Sin miedo a las ITS pues no lo ven como algo próximo.

 

 

Fuente: actitudfem y otras