Con ese nombre se le conoce a la acción de recibir la eyaculación en la boca y después trasladar el semen hacia la suya por medio de un beso francés.

Esta acción ha ganado popularidad en los últimos años debido a que en Internet navega esta práctica en todos los sitios pornográficos con total normalidad. Este intercambio de fluidos a través de la lengua ha llamado la atención de la población más joven; esto es preocupante porque, de acuerdo con distintos reportes, la actividad es muy riesgosa y casi nadie lo sabe. El sexo oral sin preservativo no es ninguna práctica segura. Cualquier contacto entre los órganos sexuales, fluidos corporales y la sangre, puede resultar en el contagio de una ETS, como herpes, sífils o SIDA.

 

¿Cuál es el riesgo del beso blanco?

No ha sido posible identificar en números el riesgo de adquirir una ETS por medio del sexo oral. De acuerdo con los expertos, depende de la actividad y responsabilidad sexual de cada una de las personas que lo practiquen así como de su salud bucal. Es decir, si en la boca existen heridas expuestas o recientes es más probable que haya peligro de infección.

Supongamos que un hombre sano y su pareja (quien desconoce tener una ETS) practican el beso blanco. Aunque él no exista penetración, si tiene alguna lesión que sangre dentro de su boca, el contacto entre su pene y la herida abre la posibilidad de contraer el mismo virus.En otro escenario, si él tiene sexo vaginal con ella y decide terminar en su boca es probable que el pene porte fluidos vaginales, así que al compartir todos estos mediante un beso él queda igual de expuesto.

Fuentes:  culturacolectiva, TheWellProject y otros.