Escrito y recopilado por Rafa Castro y José Zárate

Costa Rica no estuvo exenta de la corriente de organizar un grupo afín al estilo osuno. Es a finales de los años 90 e inicios de 2000 cuando un reducido grupo de amigos y conocidos que, habiendo tenido algún conocimiento de las organizaciones fuera del país principalmente en Estados Unidos, decidió dar sus primeros pasos para formar y organizar a los osos ticos. Desde un inicio se escogió el vocablo TicOsos (ticos+osos). Por primera vez los osos, gorditos y sus admiradores de Costa Rica tendrían una oportunidad para conocerse, compartir y hacer sus primeras reuniones.


Primeras reuniones
Fue en el Café Internet 1@10 donde ocurrieron las primeras reuniones allá por el año 2000. Este café fue una iniciativa de Johanny Ortega y Rafael Castro para brindar una alternativa diurna de reunión, esparcimiento y servicio a la comunidad GLBTI de Costa Rica y para los turistas que visitaban el país en ese momento.
En ese momento existía en el incipiente Internet una hoja web personal propiedad de Oso del Valle (Ron Vega) que contenía únicamente unas pocas fotos de osos extranjeros, sin ninguna opción de interactuar. Solo se podían ver las fotos y nada más y esta página pronto desapareció. San José no disponía en ese momento de la penetración que tiene el internet hoy día y mucho menos el resto del país. Apenas había dos o tres Cyber-cafés en el valle central y sus conexiones eran muy lentas y rudimentarias.


Aparece la página web Ticosos.com

Los Ticosos tenían la necesidad de un medio para conectarse entre sí. Es por ello que aparece Ticosos.com en el 2001, de la mano del Daddy Rafa Castro como su web master y posteriormente junto al oso diseñador y fotógrafo José Zárate.
A inicios del año 2000 las posibilidades cibernéticas eran muy precarias y prácticamente nadie tenía un computador y mucho menos internet. En ese momento el país estaba muy rezagado tecnológicamente y el internet daba sus primeros pasos. Por ello la página era muy básica y solo contenía fechas de próximas reuniones. Posteriormente presentaba alguna oportunidad muy primitiva para que los pocos miembros pudieran inscribirse para enviar y recibir breves mensajes. Lo que ahora suena como muy lejano era la realidad del internet de aquellos años.


Los miembros de la comunidad fueron aumentando poco a poco y la opción para estar en contacto con todos los miembros era ticosos.com y su opción de perfiles. Cuando el sitio hermano costaricagay.com (que también tenía la opción de perfiles) decidió cerrar, muchos de sus visitantes que no eran osos encontraron en ticosos.com una excelente opción para poder contactar con nuevas amistades de todo el país. Pero lamentablemente vimos que durante este tiempo la función de la página se desfiguró y que se había convertido mayoritariamente en un sitio de encuentro casual. No era que esta actividad estuviera mal; el problema es que los usuarios mayoritariamente la convirtieron en la única actividad. Posteriormente la página fue poco a poco mejorando su infraestructura y ya se podían tener perfiles con fotos, enviar mensajes más amplios, tener galerías de fotos propias, links de videos, marcar a sus amigos preferidos, opción para escribir con los osos conectados, entre otras. El acceso a esta opción de los perfiles era totalmente gratuito, mientras en la mayoría de opciones similares los usuarios tenían que pagar un monto mensual. El sitio web era el centro de información para toda la comunidad de las noticias del acontecer del movimiento osuno, se anunciaban las próximas actividades, etc.


Había un desinterés generalizado por el resto de los eventos que organizaba TicOsos, tales como actividades de acción social o las propias reuniones de la comunidad osuna y la gran mayoría de los asiduos asistentes a la página nunca tuvieron el interés de integrarse a las actividades. Sumado a esto, el mantenimiento de la página y el trabajo que había que darle por horas todos los días hizo también que la carga financiera que suponía la manutención se hiciera insostenible. En ese momento aparecieron nuevas opciones como las modernas redes sociales como facebook o twitter, por lo que consideramos que el sitio TicOsos.com debía cerrar un ciclo e iniciar otro totalmente distinto, pero muy cercano a sus orígenes. Por ello se cerró la opción de los perfiles.


Ticosos.com no es solo como algo mecánico e impersonal. Al contrario, miles de usuarios la utilizaron para conocer nuevos amigos, parejas, compartieron sus angustias, alegrías, sus momentos de triunfos y éxitos, así como sus momentos tristes. Miles tuvieron la oportunidad de disfrutar sanamente por más de una década de esta plataforma que funcionada las 24 horas los 365 días del año. Además era al final la única plataforma totalmente costarricense de amistad, galerías de fotos de los eventos y en general, además de las publicaciones contantes de noticias, actualidad, activismo y muchos temas más. Actualmente las redes sociales ofrecen estas posibilidades de una manera global.


Nunca perdimos de vista que la página era solo el medio para difundir nuestro extenso portafolio de actividades participativas para la comunidad osuna y algunas de carácter caritativo como visitas a Hogares de Ancianos, juegos de bingo con personas mayores, recolección de insumos médicos para niños y niñas en estado vegetativo, terminal y en estado de abandono, la entrega de artículos escolares para niños de familias disfuncionales y víctimas de abuso físico y emocional,  entrega de artículos de limpieza para un hogar de niños, entre otros.


Actualmente Ticosos posee perfiles en las principales redes sociales y fue una de las primeras organizaciones en incursionar en estas nuevas plataformas donde actualmente contamos miles de miembros virtuales tanto nacionales como internacionales. El manejo de nuestras redes sociales es uno de las más actualizados y frescos en comparación a las publicaciones de otras organizaciones LGBTI costarricenses. Ofrecemos noticias de actualidad para toda la comunidad LGBTI, fotos de nuestros eventos y mucha información actualizada conforme surgen las noticias.


En el 2015 Ticosos ha renovado una vez más su página web. Hoy por hoy está enfocado en un mejor contenido, se han elaborado y compilado varios textos muy bien estudiados desde diversas fuentes sobre la historia del movimiento osuno y distintos aspectos relacionados y pocas veces contados. Se ha elaborado por primera vez la biografía del movimiento oso en Costa Rica, se recopilaron distintas encuestas sobre actualidad LGBTI, un análisis exhaustivo sobre la historia del sida en Costa Rica, elaborado por el Cipac, entre otros contenidos.


En la parte de visualización, el diseño e imagen se actualizaron con un diseño de lo último que ofrece la tecnología, con una presentación creada usando técnicas de diseño totalmente receptivos y características para lucir lo mejor de lo mejor en todos los dispositivos sean: teléfonos inteligentes, tabletas, computadores portátiles, televisores, etc.

Esta es la versión mas actual de la pagina publicada el 4 de agisto del año 2017. 

Escrito en el año 2015 por: José Zárate

La bandera de la hermandad osuna (International Bear Brotherhood Flag) fue creada en 1995 de la mano de Craig Byrnes quien tuvo la idea originaria del proyecto y con la asistencia del diseñador Paul Witzkoske.

La historia inicia cuando Craig estaba estudiando la carrera universitaria de psicología y su tesis de graduación estaría enfocada en la naciente comunidad osuna en los Estados Unidos. Sin embargo, no había una bandera oficial de los osos y quería incluirlo entre los resultados de su investigación.

Él era consciente que otros movimientos ya tenían su propia bandera como la comunidad leather o bandera del arcoíris, conocida también como la bandera del orgullo LGBT+ nacida a final de la década del 70.

Para su cumpleaños, su pareja en ese momento Bob Nicholson, le obsequió una caja de crayones que utilizó para realizar sus primeros bocetos. Cuando tenía el boceto que sentía que más se acercaba al ideal que podría representar a la comunidad, se puso en contacto con el diseñador gráfico Paul Witzkoske. Entre ambos hicieron un sin fin de opciones de diseño.

Craig Byrnes sugirió que se deberían convocar una elección entre la comunidad osuna. El momento elegido para dicha elección fue en julio de 1995, para el evento Bears of Summer, organizado por el grupo Chesapeake Bay Bears. Hicieron un amplio análisis y realizaron cuatro variaciones del diseño original. Sin embargo no pudieron ponerse de acuerdo de cuál era el mejor diseño.

El método elegido fue colocar las cuatro banderas y poner debajo de ellas un cubo, en el cual los asistentes elegirían cuál era el mejor diseño y cuál era el que más les representaba. En el cubo debajo de la bandera de su preferencia debían depositar 25 centavos.

Indistintamente los osos colocaron mucho más que eso y todo lo recaudado sería donado para la lucha contra el SIDA. La ganadora sería la bandera con la mayor cantidad de dinero.
El diseño ganador muestra siete franjas horizontales cuyos colores representan los colores del vello corporal y piel de los osos de todo el mundo. En la esquina superior izquierda se sitúa la huella de un oso. La idea del diseño era remarcar la inclusión y es la que se ha seguido utilizando desde ese momento hasta la actualidad.

El significado de los colores es: Chocolate para los mestizos y árabes. Rojo para los amerindios y pelirrojos. Amarillo para los orientales. Rosa Pastel para los caucásicos, Blanco para los albinos. Gris para los maduros de todas las razas. Negro para los de origen africano.

Craig Byrnes al ser una figura pública dentro del mundo osuno y por sus contantes apariciones en las incipientes revistas de osos de los años 80s, así como por su compromiso con organizaciones de osos en distintas áreas, comenzó a visitar los clubes y organizaciones con la nueva bandera para que fuera conocida de manera general por la comunidad.

Craig Byrnes patentó la bandera y donó muchas banderas a otros grupos de osos dentro de los Estados Unidos y la misma también se podía comprar atreves de la compañía que fundó llamada Bear Manufacturing Co., que vendía toda una línea de artículos para la comunidad.

A principios del año 2002 Craig Byrnes anunció que él no tenía la intención de dar seguimiento a la marca registrada y la patente de la bandera internacional de la hermandad osuna. A partir de ese momento pudo ser utilizada libremente por la comunidad. También cerró su empresa Bear Manufacturing Co.

Escrito en el año 2015 por: José Zárate

En esta segunda parte abarcaremos el afianciamiento de los grupos de osos en un movimiento como tal, con un propósito e identidad propia.Con la aparición de la pandemia del sida a comienzos de los años 80 que provocó la muerte de miles de gays, se produjo en efecto demoledor en la comunidad en general, pues el nuevo “cáncer gay”, como se le bautizó, inicialmente solo se estaba dando en esta población, lo que produjo un estado de pánico.

Muchos creían que ver alguien con sobrepeso era síntoma de salud, lo que los hacía más atractivos y deseables.

En 1987 un grupo de amigos comenzó a ofrecer fiestas privadas para osos en la zona de San Francisco y una revista de esa zona llamada BEAR, en formato fotocopia, comenzó a circular.

Ese año representó un verdadero punto de inflexión, ya que tanto la revista como el advenimiento de los servicios “on-line”, (precursores de la Internet), extendieron el concepto y la conciencia de “ser oso” a través de toda la comunidad gay.

En San Francisco en el distrito South of Market se da la apertura del bar Lone Star Saloon en 1989. Es considerado por muchos como el evento más importante en el establecimiento de la comunidad oso. Inicialmente era un bar de moteros y amantes del cuero. En esta zona existían abundantes bares leather y hoy en día continúan algunos.

En el Lone Star Saloon se empezaron a reunir osos y el movimiento leather fue un elemento clave en la formación de la comunidad del oso de San Francisco. Mucho tenía que ver el estilo rudo, un marcado estilo de actuar y comportase masculino y varonil y las características físicas de los moteros, y que inicia una ramificación del mismo movimiento.

Es en este bar es donde se realiza la primera fiesta exclusivamente de osos en la historia y fue el primer anunciante en la incipiente Bear Megazine la cual exhibía a hombres peludos, gorditos, con barbas abundantes, y algunas fotos de desnudos con penes de tamaño normal.

La revista acababa de romper con el pasado e inauguraba el reconocimiento de una imagen de “cuerpo deseable” hasta entonces atípica, que produjo la identificación de un enorme número de personas.

Los primeros osos de los años 80 en San Francisco eran en su mayoría obreros de la construcción, camioneros, cowboys, moteros o venían de la comunidad leather, y todos ellos eran reaccionarios a la cultura gay urbana de la época. Cuando vieron publicada la revista Bear Magazine se abrazaron a ella de forma incondicional. Se sintieron orgullosos de su masculinidad sin adornos.

Lo que en principio era un pequeño movimiento de la subcultura gay de esta ciudad se fue extendiendo con el boca a boca a otras regiones, así como con los boletines y anuncios en revistas, fotocopias y posteriormente con la aparición de la Internet, por medio de las anticuadas opciones que comenzaron a aparecer para conocer amistades.

En los años 90 el movimiento se fortalece e inicia su difusión rápidamente en EEUU y Canadá, y poco más tarde por Europa, Asia y Latinoamérica.

En 1995 es creada la bandera de la comunidad internacional oso diseñada por Craig Byrnes y demás símbolos identificativos, lo que ayudó a su internacionalización.

Se fundaron numerosos clubes, se abrieron bares de osos, se crearon cientos de páginas de Internet, aparecen nuevas revistas como Husky Magazine, American Bear, Bulk Male, Big Ad, etc. Así como ensayos, libros, videos, agrupaciones musicales, fiestas, reuniones, etc.

El movimiento oso ha producido un efecto de revolución en dos ámbitos diferentes dentro del mundo gay.

El movimiento oso es una estrategia de resistencia contra la tendencia dominante de valoración por la juventud y el cuerpo escultural discriminando lo que no entra en esa norma y a la vez es un generador de nuevos espacios de relación y de disfrute y ha demostrado que existe una diversidad mucho mayor en las formas de relacionarse entre la gente gay.

En el ámbito heterosexual la imagen de dos hombres barbudos grandes y gruesos besándose o de la mano resulta tremendamente inquietante. Rompe el molde típico del homosexual afeminado y preocupado por su apariencia física, y que es tan útil para los heterosexuales a la hora de distanciarse de los gays y de marcarles como una cosa rarita, ajena a ellos.

Esto es distinto, la estética de los osos es muy cercana al mundo heterosexual, tal vez demasiado cercana: el carnicero, el fontanero, el policía, el profesor, el bombero, el ingeniero, el arquitecto, el taxista o el doctor de abundante barba, brazos peludos, grueso y de voz ronca que provoca respeto y autoridad.

Escrito en el año 2015 por: José Zárate

La primera publicación que se dedicó a difundir el mundo oso fue Bear Magazine, nacida en 1987, creada por Richard Bulger y Chris Nelson a partir de un grupo de personas que se reunían en un bar de moteros llamado The Lone Star en San Francisco California, Estados Unidos.

Estaba orientada específicamente hacia los osos gays que son o que admiran los hombres masculinos, con vello corporal y facial. Les divierte y se sienten orgullosos de lucirlo. La revista y sus lectores fueron quienes colaboraron en los inicios en crear la identidad global de lo que es el oso gay.

bearmegazine

Desde 1985 Bart Thomas comenzó a elaborar la idea de crear una revista dirigida al público osuno y que se llamaría Bear Magazine, sin embargo no pudo ver concluido su sueño ya que sucumbió a las complicaciones del SIDA.

Antes de morir le otorgó a Richard Bulge junto con su socio Chris Nelson, el mando de este nuevo proyecto. El primer número se publica 1987 en formato fotocopiado y publicado desde su apartamento bajo el nombre Creative Options Associates (COA). Bart Thomas aparece como el editor de temas en las ediciones #1 y #2, luego reemplazado por Richard Bulger en la edición #3.

Este folleto modesto se transformó en una revista de moda distribuida internacionalmente, con fotografías eróticas de hombres masculinos, velludos y maduros, con historias eróticas y secciones de interés para la nueva identidad osuna emergente y algo innovador, una sección de contactos clasificados.

Esto fue anterior a la aparición de la internet y era uno de los únicos medios para encontrar osos, para entablar relaciones amistosas o de carácter sexual en otros regiones a corta o larga distancia.

En 1991, el COA se convirtió en Brush Creek Media Inc., el nombre correspondía a la ciudad Brush Creek, ubicada en California, donde tenía su oficina. Brush Creek Media posteriormente obtuvo la marca registrada del nombre Bear para una revista para hombres en 1992, y cuya patente se aplicaba a los medios impresos, digitales y de vídeo.

La primera oficina formal de la compañía se estableció en el segundo piso de la casa de sus creadores y posteriormente se trasladaron muy cerca del bar The Lone Star Saloon, en la región de los bares de los moteros y leather, donde establecieron una tienda de artículos y revistas para los osos. El dueño del bar y los de la revista eran amigos lo que resultó en una relación sinérgica.
En esta zona del circuito de bares, turistas y locales asisten a eventos como International Bear Rendezvous y el afamado festival del fetichismo y el cuero el Folsom Street Fair, entre otros.

La revista continúa su expansión y en 1994 Beardog Hoffman compró Brush Creek Media Inc. y comenzó la expansión de la empresa en varias revistas gay de intereses especiales y series de video.

En 2002 Brush Creek Media cerró sus puertas cuando The Internal Revenue Service (IRS), el servicio de impuestos del gobierno federal de los Estados Unidos, se apodera de su inventario y se deja de publicar en la edición #64.

En 2007, después de una batalla legal, la compañía matriz de Butch Media Ltd revivió Bear Magazine.

En 2008 es publicada la nueva edición #65, bajo la dirección de Steven Wolfe (Editorial / Editor en Jefe) y Teddy Marcos (VP / CCO), con un formato renovado.

En 2012 evolucionan y ahora abarcan aspectos más amplios de la masculinidad y el colectivo LGBTI.

Bear Megazine continúa en su edición impresa, así como en los nuevos formatos digitales, redes sociales, con un aspecto nítido y moderno, con un contenido editorial fresco y dinámico. Editoriales y fotografía artística provocadores reales o ficticios, mezclados con humor y artículos informativos sobre los intereses actuales, política y estilo de vida.

 

Escrito en el año 2015 por: José Zárate

Mayoritariamente se dice que el movimiento osuno inició en los Estados Unidos, sin embargo otras fuentes aseguran que tal movimiento de hombres gruesos y barbudos era más antiguo y que dio inicio en Alemania, específicamente en Colonia y luego pasó a Londres, Ámsterdam y Bruselas, y que no fue sino a mitad de los 80 que llegó a EE.UU.

El grupo de osos de Colonia se fundó en Noviembre de 1984 y es hoy uno de los grupos más antiguos del mundo. Sus fundadores fueron Michael Zgonjanin y Henning Marburger.

En ese momento en 1984, la palabra «OSO» no tenía el mismo significado que tiene en el movimiento de hoy en día. Se llamaban a sí mismos «hombres barbados de Colonia», demostrando con eso el gusto por el pelo: barba o bigotes. En noviembre de 2015 celebrarán el 31 aniversario de su comunidad de osos.

En estas reuniones se alejaban del culto a una belleza masculina representada por jóvenes y guapos, pero no se trataba de un puro fetichismo sino que se convertía en un estilo de vida de al preferir aspectos más rudos.

Sin embargo la mayoría de las comunidades de osos de latinoamérica surgen del movimiento de osos norteamericano. Este fenómeno social surge en los años ochenta, dentro de la comunidad gay de San Francisco (California, EE.UU.).

Se trata de un movimiento alternativo nacido como respuesta al prototipo de belleza masculina imperante en la sociedad, consistente en dar gran importancia al cuerpo joven, esbelto y depilado o sin vello, y que es ensalzado en la publicidad y los medios de comunicación de masas y que era poco acogedor para los hombres que no se ajustan a esa norma corporal en particular.

Muchos hombres no se identifican con ese estereotipo sino con atributos muy diferentes: la barba, el cuerpo velludo, la madurez, la corpulencia o la barriga los cuales también podían ser objeto de deseo.

Los primeros registros de la formación de un club de osos en USA datan de 1966 en Los Ángeles, Estados Unidos. Ya en la década del 70 habían hombres que se autodefinían como “oso”.

George Mazzei escribió un artículo para la revista The Advocate en 1979 llamado ¿Quién es quién en el zoológico?, que caracterizaba a los homosexuales como siete tipos de animales, incluyendo osos. También en otro artículo en 1979 se describe a los osos de la siguiente manera: «Los osos son generalmente tipos corpulentos, robustos, con reminiscencias de un leñador o ex jugador de rugby».


Se dice que el término oso se originó con Richard Bulger quien, junto con su entonces pareja Chris Nelson (1960-2006), fundó la afamada revista dirigida al público oso Bear Magazine en 1987. Sin embargo ya el termino se venía utilizando muchísimo antes.

Los estudios de George Chauncey sobre las subculturas Gay de Nueva York de principios de siglo XX, ya mostraban que, al menos en la clase obrera, existía la figura del «hombre masculino que amaba a otro hombre», conocidos entonces como lobos (wolves). En esa época ya era muy marcada la dicotomía entre el lobo (antepasado del oso) y los afeminados (“fairies”), sin embargo ambos se mezclaban unos con otros.

El Barrio de Castro, en San Francisco, era ya muy conocido como un espacio gay. Existían y proliferaban los locales “de ambiente”, librerías, cines, restaurantes, bares, saunas, etc. La mayor parte de los residentes en el área eran gays, y numerosas organizaciones tenían sus sedes en el barrio.

El Castro era el escaparate de la estética gay del momento. Por sus calles era frecuente ver paseando chicos de porte atlético, bien afeitados, jóvenes, vestidos a la moda, afanándose en reproducir el modelo de belleza gay imperante de la publicidad y los medios masivos de comunicación.

En el principio no había clubes de osos, ni bares, ni revistan ni nada parecido, apenas estaban surgiendo pequeñísimos grupos de amigos con estas características físicas.